Es un apasionado de su profesión, y no hay más que verlo en sus espectáculos en los que se supera y sorprende al espectador con una magia cada vez más innovadora. Su cabeza no para de trabajar para crear nuevos trucos que nos dejen sin palabras. Desde el confinamiento lo ha vuelto a hacer con su show online ‘Efímero’ en el que el reto de hacer magia desde su estudio llegando a las casas de los espectadores, lo ha superado con creces. Jorge Blass nos lleva a mundos mágicos en donde todo es posible.

“Quiero ser un aprendiz eterno de la magia”

Pregunta.- ¿A qué edad comienzas en la magia? ¿Hay alguien de la familia que te mete el gusanillo de este mundo?
Respuesta.- La verdad es que no, pero sí tenía algunos antecedentes artísticos. Mi abuela era pianista y me encantaba de pequeño quedarme escuchándola. Me aficioné al piano, al teatro, pero pasé por otras cosas que no tienen nada que ver con el mundo artístico como el fútbol. A los doce años me interesó la magia, aunque había tonteado antes con las cajas de Magia Borrás a los cinco o seis años, fue a los doce cuando descubrí unos fascículos de Juan Tamariz que vendían en los quioscos. Empecé a coleccionarlos y ya se convirtió en algo mucho más serio. Desde entonces empecé a interesarme mucho por ese mundo y esa afición no ha parado, ha ido in crescendo.

P.- ¿Qué es para ti Juan Tamariz?
R.- Juan es el maestro, es la persona que más admiro porque yo estoy en la magia gracias a él. Es un referente, un genio que ha reinventado el arte de la magia. Todos los magos le admiramos y tenemos auténtica adoración por Juan.

P.- ¿Además de Juan Tamariz tienes algún mago de cabecera?
R.- De la época me encantaba Pepe Carroll, era muy fan de Carroll, también magos americanos como David Copperfield, con el que he tenido la suerte de colaborar. Lance Burton es otro mago que siempre he seguido, tenía su show en Las Vegas. Y del pasado, leí un libro, “Confidencias de un prestidigitador” que era la vida de Jean Eugène Robert-Houdin, el mago que todos los magos admiramos, maestro de Houdini.

Robert-Houdin fue el padre de la magia moderna, el mago que en el siglo XIX cambió las reglas del juego. Ese libro me encantó.

P.- Desde tus inicios ¿cómo se ha ido desarrollando tu carrera y la magia a la vez?
R.- Al principio no sabía muy bien como estudiar, tenía los fascículos. Luego descubrí la escuela Ana Tamariz, que es hija de Juan, empecé a estudiar un curso de iniciación y la verdad es que ha ido evolucionando mucho la forma en la que se aprende magia. Ahora, hay cosas que en mi época no había y los magos aprenden con canales de You Tube con un montón de herramientas nuevas, pero siguen existiendo las escuelas tradicionales que creo que es donde mejor se aprende. Adquirir una base sólida es importantísimo, al final necesitas entender bien cómo funciona la magia, por qué se produce la magia en la mente del espectador.

P.- Actualmente la tecnología está muy presente, de hecho en tu show de “Invención” las estás utilizando mucho ¿Cómo es la magia del siglo XXI?
R.- Es una magia muy interactiva, que conecta con el espectador, que sorprende, porque se producen efectos que nunca antes se habían visto. En “Invención” la magia son inventos que aún no han sido inventados, hacemos cosas como clonar a personas, teletransportarnos, hacer invisible a un espectador del público… Desde luego la magia se está reinventando.

P.- Eso te iba a preguntar, con esto del Covid-19 has tenido que reinventarte y estás haciendo un show online que se llama “Efímero”. Háblame un poquito de él.
R.- Ha sido un reto creativo. Estábamos confinados y yo tengo la mente muy inquieta, me gusta siempre estar haciendo cosas y entonces pensé ¿por qué no crear un show de magia que fuera concebido para ser visto online, desde casa? Mi reto era no repetir lo que hacemos en el teatro sino hacer algo que de verdad supusiera un paso adelante y en este caso, mi equipo y yo, hemos creado un montón de magia que sucede en las casas de los espectadores desde mi estudio. Es una hora de nueva magia, lo repetimos ahora el próximo 4 de julio y me está gustando la experiencia. Una nueva forma de hacer magia que, tal vez se quede después de esta era Covid. Mi intención es que aunque estuviésemos ya todos en la calle, todavía merezca la pena comprar una entrada para disfrutar de esta magia online en casa.

P.- A mí lo que me sorprende, es cómo llegáis a elaborar un truco, cuál es el proceso, cómo surge esa idea y cuánto tiempo te lleva.
R.- Lleva mucho tiempo. Hay que pensar primero el efecto que quieres que suceda, luego pensar en métodos, formas de conseguirlo. Muchas veces no funcionan, fallan, tienes que volver a empezar y bueno a veces estamos rizando el rizo de tal forma que se hace difícil superarse. En el show de “Efímero” uno de los trucos es muy especial porque le pido a una persona en una ciudad de España que saque un billete 20 euros de su cartera y que me diga el número de serie, que es único e intransferible. Lo anotamos y le pido que coja el billete, que vaya al baño de su casa y lo tire por el váter. Le da a la cadena y el billete se pierde y ahora otro tipo en otra ciudad, de repente, le digo que coja una fruta que la abra y dentro de la fruta, en la otra ciudad de España, está el billete con el mismo número de serie que otro espectador antes había tirado por el váter. Hay un momento en el que todos los espectadores desde su casa hacen magia y la magia sucede en sus manos. Ésta es una profesión en la que tienes que estudiar muchísimo, tienes que practicar, que ensayar diez mil veces un truco hasta que al final acabas dominándolo.

P.- ¿Se alcanza alguna vez la madurez en la magia?
R.- Si algún día la alcanzo ya te lo diré (risas). No. Yo quiero ser un aprendiz eterno. Pobre del que se crea que lo sabe todo, creo que aquí hay que tener una mentalidad de aprendiz.

P.- Eres patrono y miembro fundador de la Fundación Abracadabra ¿Qué es lo que hace la fundación?
R.- Pretende acercar la magia a colectivos y a personas desfavorecidas. Es una labor que empezamos ya hace 15 años 4 ó 5 magos aquí en Madrid y poco a poco se empezaron a sumar amigos, personas, colaboradores y ahora son más de 130 en toda España. Magos solidarios que en sus ratos libres y de forma altruista van a hospitales, a residencias y hacen sus shows de magia. Durante el confinamiento hemos hecho un festival de magia online, todos los días los magos se conectaban y hacían magia para los hospitales. Es una labor maravillosa porque la magia puede ser terapéutica.

P.- ¿Qué tiene de mágico para ti la vida?
R.- Nos hemos dado cuenta en este confinamiento que todas nuestras costumbres, lo que nos parecía normal, ordinario es lo más mágico. A mí me gustan las pequeñas cosas, viajar, tomar una copa de vino con buenos amigos, ahí es donde está la auténtica magia, las cosas más sencillas son las que no podemos dejar de disfrutar.

P.- ¿Cuándo te vamos a poder ver otra vez en un teatro?
R.- Ojalá pronto. En Madrid estamos planeando para el último trimestre del año volver con “Invención” que se llamará “Reinvención” después de lo que hemos pasado. Además del show online el 4 de julio, puede que a finales de julio hagamos una primera actuación presencial en Madrid, pronto lo anunciaremos para que la gente pueda disfrutar en los teatros de la magia en directo.

P.- ¿Te queda algún sueño por cumplir?
R.- Muchos. Estoy preparando un reto que ojalá podamos organizar, eso sería para final de año. Es un reto físico y mental relacionado con la magia y que pretendo batir el récord Guinnes, hasta ahí puedo leer (risas). Sueños hay siempre. Decía Victor Hugo “No hay nada como un sueño para crear el futuro” y es verdad, a mí me gusta soñar, pensar y luego ya pones fecha a los sueños, es un objetivo. Hay que seguir soñando.

Texto: Kathy Montero Foto: Valero Rioja (www.jorgeblass.com)