Para comenzar el mes de mayo os traigo un precioso dúplex que no tiene nada que envidiar a algunas casas individuales. Una vivienda práctica, amplia y muy bien distribuida que cuenta con lugares de confort extraordinarios. Lo primero que hay que destacar de este gran dúplex es la cantidad de luz que entra en cada una de sus estancias. El original recibidor con un gran panel fijo de cristal traslúcido nos da acceso a un amplio espacio que comparten cocina y salón comedor siempre que queramos, ya que unas puertas correderas en cristal nos dan la opción de cerrar o abrir los espacios. La original cocina con muebles lacados en blanco cuenta con una gran zona de almacenaje en una de las paredes y en paralelo nos encontramos con una isla con zona extra de trabajo que termina, en un nivel inferior, con una gran mesa de office. Desde la propia cocina podemos acceder a una soleada terraza con bonitas vistas para disfrutar mejor el comienzo del día. El salón nos invita a relajarnos. Su gran sofá rinconera en tonos gris piedra adornado con cojines azules hacen de él un lugar de reposo y desconexión. Vestir las paredes es importante y lo hacen con gran acierto dos preciosos cuadros cuyo nexo de unión es el agua. Del comedor hay que destacar la gran mesa de cristal rectangular que puede albergar hasta doce comensales.

En esta misma planta nos encontramos un elegante baño de cortesía situado en el propio distribuidor de la entrada que da a su vez acceso al pasillo donde se encuentra la zona de descanso. Cuatro son los dormitorios, dos de ellos tipo suite, y tres los cuartos de baño que nos encontramos en esta planta. El dormitorio principal tiene una gran cama con un cabecero tapizado en color gris, una zona de trabajo con una original silla tapizada igual que los cojines que adornan la cama, cuenta con un vestidor situado justo antes del cuarto de baño en tonos marrones y beige. Otro de los dormitorios es tipo suite disfrutando en exclusiva de su propio cuarto de baño. Las otras dos habitaciones, una de las cuales se utiliza como despacho de trabajo, comparten el otro cuarto de baño. Todos los dormitorios tienen cama de matrimonio además de armarios empotrados.

En la planta de arriba del dúplex nos encontramos con un bonito salón que da acceso a una gran terraza en la que disfrutaremos de distintos ambientes: zona de barbacoa, comedor y zona chill out con un gran sofá de esquina. Asimismo, hay otro dormitorio más y un cuarto de baño completo con ducha.

En este magnífico dúplex no podía faltar un cuarto trastero, dos plazas de garaje en una urbanización con piscina, minigolf, pádel, fútbol, baloncesto y espacio para organizar fiestas. Un espacio único.

(Texto: Ayer&hoy Fotos: En venta en Century 21 R&C Pozuelo)