Es importante elegir un tatuador de confianza

Que los “tattoos”están de moda es evidente. Sin embargo, es una costumbre milenaria practicada por diferentes culturas y oficios en el mundo. El tatuaje permanecerá en tu piel durante el resto de tu vida, y es por eso que debes analizar varios aspectos antes de plasmar la idea en tu piel. Lo primero, junto con el diseño, es elegir un tatuador de confianza y de esa manera el proceso será seguro e higiénico.

Preparar la piel- Cuando tienes clara la decisión y antes del día elegido, deberías ir preparando esa zona con cuidado especial.

Una suave exfoliación, protege de un posible riesgo de infección por tejido muerto de la piel.Unos días antes, para asegurarte de que no hay células muertas es clave que exfolies tu piel para que la hidratante que uses cumpla mejor su función. También, beber bastante agua, tomar alimentos ricos en antioxidantes, incluso un complemento nutricional de calidad en los días previos y posteriores, sería una gran ayuda en el proceso de cicatrización de tu piel para obtener un resultado de calidad. Cuanto antes cure, mejor será el resultado.

Limpieza.- Ya en la ducha, desde el lavado del cabello, si no usamos champú neutro, estamos dejando restos en la piel que de alguna manera no ayudarán en este proceso. Por ello, tanto para el cabello como para el cuerpo te recomiendo que te asegures de que el producto que eliges cumpla realmente su función, y sea PH neutro ya que actualmente hay mucha confusión en el mercado y no todo es lo que dice ser, ni siempre hay que pagar mucho dinero por productos de calidad.

Hidratación.- La piel marcada es más sensible a la exposición solar y el color se degrada si no se hidrata en profundidad.

Si pretendes que el color permanezca intacto durante mucho más tiempo, debes prestar especial atención a este paso.

La acción de hidratar se refiere al aporte de la cantidad de agua y vitaminas que la piel necesita actuando en las capas más profundas de la dermis.

Usando la crema adecuada retrasarás el envejecimiento de la piel, pero debes evitar vaselinas o aceites minerales que impiden la transpiración natural y taponan el poro.
A lo largo del día, cuantas veces necesites, te recomiendo algún rocío hidratante que te ayude a recuperar la humectación que necesitas. Si es posible, que contenga acondicionadores como ácido hialurónico o urea, ya que se encuentran de manera natural en la piel.

Protección Solar.- Factor de protección alto e hidratación son imprescindibles para no degradar el color, ayudando a evitar el desgaste de los pigmentos.

Si es un tatuaje que tiene poco tiempo, pero ha pasado más de un mes y no tiene costra, deberías usar filtro físico y evitar los químicos ante una posible sensibilidad evitando además las horas centrales del día. Entre SPF 35 y 50 sería el factor ideal para estos casos.

Extras.- Como extra a tu rutina básica, te recomiendo el uso de la mascarilla Glacial Marine Mud. (https://nskn.co/wxhaPO). Aplicar una vez a la semana o cada 15 días una mascarilla de barros revitalizadora con elementos botánicos,te ayudará a revivir el color de tu tatuaje, eliminando impurezas y toxinas, aportando más de 30 minerales de origen natural que dejarán la piel suave y purificada.

Si quieres más información, puedes escribir a Pilar Pérez Castillo (@pilarpercas) al email pharmapilar@gmail.com.