Esta joven piloto de 23 años compagina su pasión por la velocidad con su trabajo en Kobe Motor Majadahonda, que además colaboró con la piloto en la última carrera que le dio el título. Ha corrido varios mundiales, en Polonia, Portugal y este año, además, ha sido campeona de Madrid de Montaña como piloto oficial del equipo Talex al volante de un CM Promoción Talex M3.


Pregunta.- ¿Desde cuándo esa pasión por el mundo del motor?
Respuesta.-
Desde pequeña veía siempre la Fórmula 1 los domingos con mi familia. Siempre he querido correr, pero es verdad que este deporte es complicado si no tienes patrocinadores. Cuando vi que en Rivas abrían un circuito de karting, le dije a mi padre que había que ir sí o sí. Me apunté a la escuela de karting, pero todo de alquiler y, poco a poco, fui creciendo en el alquiler. Desde entonces he corrido tres campeonatos del mundo y campeonatos de España. Me apunto a todas las selecciones de pilotos que hay.


En 2019 gané una selección de pilotos de Michelin y pude entrenar durante seis meses en el MSI con Teo Martín y correr la final europea de simuladores. Este año participé en la selección de pilotos que hizo la revista de motor AutoHebdo, con los que he podido correr toda la temporada del Campeonato de España así como participar en el Campeonato de Madrid de Montaña que he ganado.


P.- ¿Cuál es el coche con el que corres?
R.-
Es un Talex, un CM Promoción Talex M3, un monoplaza con chasis tubular, su diseño es parecido a los Fórmula, pero carrozado, no es abierto. Lleva un motor de moto con 200 CV y que pesa unos 495 kilos.


P.- ¿Qué sensaciones tienes al volante?
R.-
Primero siempre pienso que hay que disfrutar porque en el momento que no disfrutas, te vas con un mal sabor de boca. Conducir este coche es una pasada, nunca he probado nada parecido.


Recuerdo que, con Teo Martín hice un test de F3 que era parte del premio de los simuladores y las sensaciones son muy parecidas: la aceleración y cómo se agarra en las curvas, es increíble.


P.- ¿Prefieres correr en carretera o en circuitos?
R.-
Siempre he dicho que me gustan más los circuitos, pero sí es verdad que en el circuito es más probable que te des un golpe, aunque no sea tu culpa. En carretera o en subidas por montaña, dependes de ti mismo porque vas contra el crono, sé dónde está el límite e intento no sobrepasarlo. Voy siempre de menos a más, pero sin arriesgar en exceso. Sé lo que me juego, al final siempre me acuerdo de mi padre en las salidas: “Sandra trae de vuelta el coche” y ya está (risas).


P.- ¿Algún circuito soñado?
R.-
Montmeló, siempre he tenido la espinita de correr en Montmeló, pero claro es que eso ya es muy grande. A mí con que me den las cuatro ruedas, yo corro lo que sea y si alguna vez puedo estar ahí, será buena señal.