Pilar Pérez @pilarpercas / Asesora de cuidado personal

Tu cabello es una de las partes del cuerpo que sufre más las consecuencias de cualquier alteración, tanto interna como externamente, a la que estás expuesto. Las herramientas de calor que usamos, para moldear el pelo, los rayos UV, la contaminación y las toxinas del medioambiente, hacen que pierda su brillo y vitalidad, incluso lo llegan a debilitar.

También la ansiedad, el estrés, la mala alimentación, el insomnio, y otros factores, que desde el confinamiento hemos sufrido, han afectado seriamente a muchas personas empeorando la calidad y aumentando la caída del cabello.

El estrés suele originar una caída difusa, que suele recuperarse según va mejorando tu estado. Suele caerse rápidamente, pero la recuperación es bastante más lenta. Son situaciones que se dan varias veces a lo largo del año, por diferentes motivos. También es muy común que esta alteración interna provoque caspa y, en algunos casos, exceso de grasa.

Los malos hábitos alimenticios, la cada vez peor calidad de muchos productos, y el desorden de las comidas, también ayudan a empeorar el estado del cabello.

Cómo ayudar a mejorarlo

Externamente
El lavado es importante hacerlo siempre con productos que tengan un PH neutro que no altere la piel del cuero cabelludo. Aunque no va a frenar la caída del pelo, hay champús específicos para ello que te ayudarán a nutrirlo y mantenerlo en su mejor estado, y que además, potenciarán los resultados en el caso de que te pongas algún tratamiento específico.

Podrías creer que, con un protector de calor, una crema para peinar o un champú comercial que promete cierto tipo de cosas van a ayudar a recuperar la vitalidad del cabello, así como su fuerza y brillo que lo caracterizaban, sin embargo, si has notado caída o peor calidad de tu pelo, debes llevar el cuidado de tu cabello a otro nivel. Lo que necesitas son productos validados científicamente para estar seguro de que realmente son eficaces.

Te aconsejo un champú y acondicionador que te ayuden a revitalizar, hidratar y reparar el cabello seco y dañado. Que sean lo suficientemente suaves para el cuero cabelludo, pero lo suficientemente fuertes para fortalecer el cabello hasta las puntas. Que además lo protejan del calor, la contaminación y los radicales libres.

El tercer producto es un suero que te aporte proteínas al cuero cabelludo e ingredientes que fortalezcan las raíces de tu cabello para un aspecto más abundante. Te aconsejo el ageLOC Nutriol Intensive que entre sus ingredientes clave, te aporta una mezcla de trébol rojo y péptido que ayuda a que el cabello se vea más fuerte, grueso y con más volumen y que además ayudará a que no se parta; mezcla de extracto de regaliz para fortalecer los folículos, vitamina E y otros antioxidantes para proteger tu melena y pantenol que contribuyen a un cabello suave, sedoso y limpio.

Internamente.
Alimentos:
– Verduras, cereales, hortalizas, que contienen gran cantidad de vitaminas.
– Alimentos proteicos que te ayudarán a la formación de proteínas.
– Alimentos ricos en hierro como las carnes rojas, el hígado, las yemas de huevo…
– Nutricosméticos con concentraciones de nutrientes específicos que complementarán tu dieta, especialmente en estas ocasiones.

Para cualquier duda consúltame en el 620233689.