Más dragones en las bóvedas de Madrid

Carlos Caballero / Arqueólogo
Colegio de Profesionales de la Arqueología

En el suroeste de la Comunidad de Madrid, en el valle del río Alberche, se sitúa Villa del Prado, localidad en la que literalmente sobresale su interesantísima iglesia parroquial, dedicada a Santiago Apóstol. Como en tantos otros templos, también en el de Villa del Prado ha quedado la huella de diversos estilos artísticos pero, a diferencia de otros lugares, donde la transición se manifiesta en pequeños detalles o en simples cambios en la naturaleza de las fábricas, en Santiago Apóstol cada época dejó una impronta impactante.

La cabecera, del siglo XV, es fiel al estilo gótico y cuenta con una torre que responde al primer proyecto de la iglesia, interrumpido en un momento inconcreto de ese mismo siglo, que aún permitió dotar a la iglesia de sus dos portadas, del gótico final, que recuerdan a las obras de Juan Guas y en las que, bajo antepechos dispuestos a la manera de pequeños atrios, se abren arcos de distinta factura, uno carpanel y el otro, conopial.

Izq.: Vista general desde el coro. Centro: Detalle de los dragones de la bóveda. (Fotos: DGPC Comunidad de Madrid).

Las obras interrumpidas se reanudaron hacia 1540, pero ya con un planteamiento diferente. Aparentemente, comenzaron por los pies del templo, con la construcción del coro y del sotocoro y, en especial, de una de las más hermosas torres de toda la Comunidad de Madrid. Esta construcción, a la vez esbelta y contundente, es obra de varios artífices, como corresponde a toda obra que cuesta más de un siglo construir. Entre los nombres conocidos, sobresalen Hernán González de Lara, vinculado a la Catedral de Toledo, y Pedro de Tolosa, que tuvo una parte importante en las obras del Monasterio de El Escorial.

En el interior, para el visitante, todo ya serán sorpresas. Una única nave, de proporciones excepcionales, se encuentra cubierta por bóvedas de crucería rematadas por un amplísismo programa decorativo que se extiende a otros ámbitos de la iglesia, como el sotocoro o los pies del templo. En los nervios próximos a la capilla mayor se distribuye una población de dragones que emparenta el templo de Villa del Prado con el de Robledo de Chavela visto en esta serie en el número anterior de Ayer y Hoy.

La más reciente incorporación a esta excepcional reunión de representantes destacados de varios estilos artísticos la constituye el retablo barroco, de principios del siglo XVIII, que está dedicado al santo patrón que da nombre a la iglesia, y cuenta con uno de los mejores ejemplares de transparentes o camarines que existen en la Comunidad de Madrid, en un inventario flexible que está incorporando últimamente nuevos integrantes.

Izq.: Torre construida en el siglo XV. Centro: Pinturas murales del sotocoro. Dcha.: Fachada norte.

El templo fue restaurado por la Comunidad de Madrid en la transición al siglo XXI, intervención en la que se eliminaron algunos elementos añadidos que estaban dañando el edificio (en especial, una espadaña implantada sobre la torre inicial), y se repararon los hitos principales del edificio, como la torre renacentista, que había sido dañada por un rayo… durante el entierro de un suicida acaecido doscientos años antes. En esa intervención se pudo, además de consolidar y reparar el edificio, descubrir pinturas murales de los siglos XVI y XVII, que habían quedado ocultas por acciones posteriores, y que parecen prolongar los pies del templo hacia un jardín sobre el que, en un momento posterior, se representó la ciudad de Jerusalén. Los frescos redescubiertos en esta restauración, únicos en el territorio madrileño tanto por la superficie que cubren, como por la extraordinaria calidad de sus representaciones, han contribuido a que la espléndida iglesia parroquial de Villa del Prado sea conocida, popularmente, como “la capilla Sixtina de la Comunidad de Madrid”, atribución que justifica por sí solo la visita a este lugar.

(En condiciones normales, la iglesia está abierta de lunes a sábados de 10:30 a 13:30 y de 18:00 a 21:00; domingos de 10:30 a 13:30. En todos los casos, excepto durante el horario de misa. Información adicional en este enlace http://www.madrid.org/bvirtual/BVCM002189.pdf).

(Fotografías cedidas por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid / Juan Carlos Martín Lera. Y Carlos Caballero).