En enero de 1974 en Reino Unido se implantaba la semana laboral de tres días a causa de la escasez energética provocada por la huelga en la minería. Los servicios esenciales como hospitales, supermercados e imprentas quedaron exentos.