Para este mes de septiembre os mostramos un chalet pareado, rodeado de amplios espacios en el que la funcionalidad de su diseño, la comodidad, materiales de primera calidad y sobre todo mucha luz en cada una de sus estancias, son sus señas de identidad. Cuenta con una parcela de 350 metros cuadrados con un cuidado jardín, un porche muy bien aprovechado para comer y cenar con buen tiempo y una piscina minimalista a conjunto con la arquitectura de la vivienda. Ya en el interior nos espera una gran casa de 408 metros cuadrados construidos, distribuidos en tres plantas, un proyecto que cuida hasta el más mínimo detalle, resaltando su eficiencia ya que incluye un sistema de climatización por aerotermia con suelo radiante frío-calor y preinstalación de domótica. Desde que accedemos a la vivienda, nos encontramos con unos espacios limpios y bien definidos. La amplia cocina con muebles blancos de línea minimalista cuenta con acceso al amplio porche, además tiene una gran isla con superficie extra de trabajo y zona de barra, sin olvidarse del funcional office. El gran salón comedor se divide en varias estancias. Desde la propia cocina accedemos al comedor, con una gran mesa de madera situada al lado de un gran ventanal que inunda de luz esta zona. El salón, presidido por un bonito sofá con chaise longue bicolor y con dos originales y modernos butacones, da acceso al igual que la cocina al amplio porche con el que cuenta la vivienda. Justo detrás de la mesa de comedor, separada por una original pared hecha con listones de madera, se encuentra la escalera y a continuación de ésta, una zona más informal con una gran vinoteca en su pared del fondo además de otra gran mesa alta a modo de barra con taburetes para poder picotear y disfrutar del buen vino con amigos y familia. En esta planta también cuenta con un aseo de cortesía y una despensa.


En la primera planta nos encontramos un gran dormitorio principal tipo suite, en el que se entremezclan el baño con el vestidor de una manera muy original. La zona del inodoro al igual que la de la ducha están separados pero una pared en medio del baño/vestidor con un doble seno se encuentra en medio de la estancia, dándole este toque distintivo. Destacamos los tonos beiges, marrones y grises del dormitorio en contraste con el blanco del vestidor y el baño. En esta misma planta se sitúa otro dormitorio con baño incluido y otra habitación que hace las veces de despacho.


Subiendo a la buhardilla hay otros dos grandes dormitorios, un cuarto de baño completo y un amplio salón de casi 33 metros cuadrados por el que entra mucha luz gracias a sus dos ventanas situadas en el tejado de la vivienda.


Por último, en el sótano con patio inglés, este maravilloso chalet pareado cuenta con una sala de gimnasia, la zona de aguas para la lavadora, un cuarto trastero además de un cuarto de servicio y baño completo.


Una increíble casa cuyo diseño hace que fluya la comunicación entre el espacio interior y el exterior.


(Texto: Ayer&hoy Fotos: En venta en Century R&C Pozuelo)