El rugby regional a Xv ha llegado a su fin en Madrid. A partir de ahora lo que nos ofrecen los campos son las citas más divertidas, las competiciones más interesantes y los partidos en la cumbre.


Las ligas regionales empezarán a jugar los play off de ascenso y descenso de las diferentes categorías con una curiosidad que nos da qué pensar. A falta de confirmación de última hora, ninguno de los equipos clasificados en 1ª para optar al ascenso a División de Honor B, del grupo de Madrid, el C, se van a presentar, de forma que ascenderán los equipos de Andalucía y/o Extremadura que sí se presentan. Ni Cisneros, ni Industriales ni Olímpico han decidido competir y Alcalá se supone que bajará.


De forma que algo pasa en el rugby regional y es que los clubes siguen pasándolo mal. Estos equipos son de primera, con excelentes jugadores que podrían hacer buen papel deportivo, pero hay que pagar viajes, campos, entrenadores, a veces jugadores que vienen a dar calidad e inscripciones. Los clubes después de la pandemia, lo han pasado muy mal. Este año, en las competiciones ha habido muchas ausencias a los partidos, con la pérdida de puntos y sanciones correspondientes. Sacar los proyectos después del éxodo de muchos jugadores a otras actividades ha hecho que muchos equipos subsistan de milagro y el ejemplo que lo ratifica es la renuncia de los que se han ganado ascender a hacerlo.


Hay que repasar los costes de las licencias, los costes de las inscripciones y sobre todo, la posibilidad de que haya equipos que se puedan unir para competir sin perder identidad. Hasta ahora, cuando un equipo no tiene suficientes jugadores y pacta con otro la competición conjunta, las licencias sólo pueden ser de un club. De forma que uno de los equipos tiene que renunciar a sus licencias en aras a que sus jugadores puedan competir. No nos podemos olvidar que las subvenciones, las concesiones de espacios y los patrocinios se consiguen a base de estadísticas. Y entre los datos más importantes están el número de licencias que tiene el club. Sacrificar esas cifras es muy duro para los equipos. Una opción es la de que cada equipo tenga sus propias licencias pero se junten para competir, dándole la información pertinente a la federación. Al fin y al cabo, la licencia identifica al jugador con un club, a efectos disciplinarios, etc. Habrá que proponerlo a la federación en la próxima Asamblea.


Las series Seven comienzan en Madrid el 14 de mayo y en tres fines de semana consecutivos, masculinas y femeninas. Habrá equipos militares invitados como preparación a la competición mundial de junio y esperemos que el espectáculo sea tan fantástico como el de años anteriores.

Campeonatos Nacionales Infantiles.- Y finalmente, lo más bonito del rugby son los campeonatos nacionales de todas las categorías inferiores. Tuve la suerte de acudir por primera vez a Alfaz del Pí en 2004, creo, y el espectáculo me cautivó para siempre. Centenares de niños uniformados, compitiendo a la vez, en las zonas de los campos delimitadas, con los padres cerca ayudando y animando, es una imagen impresionante. De ahí se empezaron a celebrar los campeonatos en Valladolid, de todas las categorías. Luego empezaron a separarse las categorías y a incluirse la de Jabatos y finalmente la de linces. Ahora, las categorías se llaman sub x, haciendo referencia a la edad y sub14 se celebra un fin de semana en Oviedo, los Sub 12, otro fin de semana en Valladolid, sub 10, sub 8 y sub 6 en Madrid otro fin de semana. Es decir, hemos aumentado de un fin de semana a tres, y hay clubes con varios equipos que presentan subequipos en las subcategorias de Alto nivel, Perfeccionamiento. Desarrollo o Iniciación. Una locura, pero una bendita locura.


Recomiendo a todos consultar la página de la federación para ver dónde se juega y acudir, es impresionante el espectáculo. https://rugbymadrid.com/. El final de esta temporada nos ofrece esperanza en los pequeños y desasosiego en los grandes. Desde aquí pido a la Federación estudie la posibilidad de qué equipos jueguen juntos pero manteniendo su propia identidad y sus licencias. Yo AHÍ LO DEJO”.

Javier Sánchez Jiménez ‘Grisom’