Trucos y consejos si olvidaste echar algo en tu neceser

Ana Moreno,
Maquilladora profesional

Hay ocasiones en las que, por descuidos, olvidamos ciertos productos de nuestro neceser que más tarde echamos en falta. También nos puede ocurrir que queremos evitar los químicos de productos cosméticos que utilizamos en nuestra rutina diaria.

En este artículo hablamos de ello, de cómo podemos sustituir ciertos productos por alternativas naturales, y de cómo si olvidamos algo de maquillaje en casa o no hemos tenido tiempo de sustituirlo, podemos utilizar otro producto en su lugar.

En cuanto a nuestra higiene bucal, podemos fabricar nuestra propia pasta de dientes casera a base de bicarbonato de sodio, que además de limpiar tu dentadura, tiene propiedades blanqueadoras. Además, puedes añadirle unas gotas de aceite de menta para aportar frescor.

También puedes conseguir un estupendo enjuague bucal mezclando agua tibia con un poco de sal. Estupendo para aportar frescor, y tratamiento de encías inflamadas.

Obtén una rica crema hidratante a base de yogur, un par de cucharadas de aceite de oliva y un chorro de limón. El yogur nutre y destoxifica la piel. El aceite aporta elasticidad, vitaminas e hidratación. Y el limón elimina el exceso de grasa, minimiza el poro y aporta luminosidad. Si tu piel es seca puedes aumentar la cantidad de aceite y disminuir el limón y si es grasa, al contrario.
Si has olvidado tu exfoliante bastará con mezclar un puñado de azúcar con tu crema hidratante habitual, o con aceite de oliva.

En cuanto al maquillaje vamos a ver unos trucos que nos salvarán en algunos momentos que hayamos olvidado nuestros esenciales.

Tienes en casa un maquillaje que no utilizas, ya que el color no es el adecuado, o te resulta muy pesado en tu piel. Sin embargo, tu bbcream o crema hidratante con color te apasiona, y se te terminó o no la llevas encima… Mezcla unas gotas de ese maquillaje con tu crema hidratante y obtendrás un bálsamo con color de textura ligera que se adapta perfectamente a tu piel.

Olvidaste ir a la peluquería y de pronto esas molestas canas deslumbran en tu melena. Si eres morena, lo puedes solucionar aplicando máscara de pestañas en las canas. Si tu cabello es más claro, haz lo mismo pero con una sombra de ojos de un tono más oscuro al de tu cabello original. Humedece un cepillo para cejas o pestañas con un poco de agua. Al coger la sombra de ojos se hará una especie de ungüento. Aplícalo en tu cabello y ocultará esos cabellos blancos.

No tienes colorete, y recuerdas el truco de utilizar el labial aplicándolo con la yema de los dedos en la mejilla. Pero si además olvidaste el labial, puedes derretir un bálsamo de labios al baño maría. Mézclalo con zumo de frutos rojos: cerezas, frambuesa, mora…, cuando se enfríe tendrás un delicioso bálsamo de labios con color que te servirá para salir del apuro.

Te quedaste sin delineador de ojos. Con un pincel fino puedes trazar un eyeliner espectacular aplicando máscara de pestañas en lugar de tu lápiz o delineador.

Si lo que no tienes es máscara de pestañas humedece un cepillo para pestañas en aceite de oliva (una gota bastará) y mézclala con delineador de ojos, o con sombra de ojos negra.

Por último, si no tienes producto para desmaquillarte, utiliza para los ojos un algodón humedecido en agua y unas gotas de aceite de oliva.

Para el rostro, aplica una capa de tu crema hidratante y retírala a continuación con un algodón. Si tu piel es grasa puedes humectar el algodón con agua y una gota de jabón, y si es seca utilizar aceite de oliva y repetir la operación con agua.