Desde el mes de Septiembre, la localidad de Boadilla del Monte cuenta con un centro médico especializado en Medicina HiperbáricaOXÍGENO ACTIVO, situado en la Av. Infante Don Luis nº 14. Cuenta con cámaras hiperbáricas monoplaza y con un equipo de excelentes profesionales cualificados que están pendientes del paciente durante las sesiones que dure el tratamiento.

La Oxigenoterapia Hiperbárica (OHB) es un:

“Tratamiento mediante el cual el cuerpo se encuentra sometido a presiones superiores a la atmosférica mientras que el paciente respira oxígeno en concentraciones cercanas al 100%”.

A lo largo de los años se ha investigado y se ha comprobado que el beneficio de respirar oxígeno puro a una presión atmosférica superior a la nuestra tiene muchísimas aplicaciones y beneficios para la curación y mejora de varias enfermedades. 

La OHB logra aumentar hasta 20 veces el transporte del oxígeno en el plasma sanguíneo, un aumento del mismo a nivel insular y su disponibilidad directamente en las células.

Todo esto consigue mejorar los procesos naturales de células, órganos y sistemas, convirtiéndose en una terapia muy eficaz para diversas patologías, su efectividad está  contrastada con serios estudios clínicos desde hace décadas.

El objetivo principal de este tratamiento es, entre otros, potenciar los sistemas naturales del organismo para la reparación del tejido, la revascularización, la producción de colágeno y células madre y mejorar la lucha contra los microorganismos patógenos, acelerando el proceso de curación natural.

Actualmente la Medicina Hiperbárica se ha convertido en todo el mundo en una especialidad con una gran bibliografía y está muy desarrollada en países tales como: EE.UU. Noruega, Francia, U.K., Italia, Finlandia, Alemania ….

Deportistas de élite tales como Ronaldo, Nadal, Djokovic, Messi,… son asiduos a esta terapia médica.

La oncóloga radioterápica, Dra. Ana Castaño, al frente de OXIGENO ACTIVO, nos cuenta que la OHB:  “Puede ser tratamiento exclusivo de patologías como heridas que no cicatrizan bien porque hay un problema vascular previo en determinados pacientes después de comprobar que ni con injertos ni con otros tratamientos se llega a la cicatrización de estas heridas. Es lo que le suele suceder a muchos pacientes diabéticos. También las personas fumadoras pueden verse beneficiadas porque suelen tener los vasos sanguíneos muy dañados. Se ha visto que es el tratamiento idóneo para las toxicidades de grado tres que se producen con la quimioterapia o con la radioterapia y que con otros tratamientos de soporte no se resuelven: la OHB sí que los resuelve. Asimismo, se utiliza como tratamiento complementario de la fisioterapia para prevenir, mejorar y acortar el tiempo de las lesiones musculares o tendinosas que puedan tener los deportistas”.