A lo largo de la historia las tendencias respecto a la actividad física han cambiado. Cuando comienza el año, o tras la época estival, es muy común decir aquello de “me voy a apuntar al gimnasio”, bien para ponernos en forma, perder esos kilitos que hemos cogido de más o simplemente porque queremos. Lo de ir al gimnasio o ir al gym se usa muy comúnmente, aunque lo cierto es que todo lo que rodea la actividad física se ha globalizado, y es más correcto decir Fitness, que es realizar actividad física para estar en forma. En nuestro reportaje vamos a introducirnos en el mundo de los gimnasios, cómo han cambiado, los motivos de asistencia, por estética o salud y tendencias actuales.

Unos lo odian, otros lo adoran, pero ir al gym está de moda. No solo porque veamos a diario cuerpos esbeltos de celebridades en redes sociales como por ejemplo Instagram, sino porque el concepto de ir al gym también ha cambiado.

Todos tenemos en mente alguna, o varias veces, la decisión de querer apuntarnos a un gimnasio. Hoy en día contamos con una gran multitud de distintos precios y distintas actividades. Esto conlleva que muchas veces sea difícil la elección de saber cuál es mejor para nosotros. Lo principal a tener en cuenta es que, si somos novatos, busquemos un gimnasio donde estemos asesorados por un técnico o monitor especializado que nos ayude y dirija a la hora de comenzar. Muchos pensarán que con las nuevas tecnologías y los cientos y cientos de videos subidos a internet podremos realizar nosotros mismos los ejercicios sin necesitar ayuda, pero lo cierto es que es fundamental que sea un especialista quien nos ayude a realizar bien los ejercicios y su manera de ejecutarlos, para evitar así, entre otras cosas, algún riesgo de lesión.

Como todo en la vida, el contar con una buena formación al principio nos evitará que cometamos ciertos errores y malas ejecuciones en el futuro. Igualmente, a la hora de hacer nuestra elección, es importante tener en cuenta de qué equipamiento dispone y qué nos ofrece. Para ello, la mejor opción es elegir alguno que disponga de variedad en cuanto a máquinas y pesas, y a su vez, si queremos realizar otro tipo de actividades, son muchos los gimnasios o centros deportivos los que nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades a la hora de elegir diferentes acciones deportivas. Y por supuesto, que cuente con un horario amplio y flexible que se adapte a nuestra vida diaria.

La tendencia de los gimnasios ha cambiado mucho en los últimos años, antes conocíamos los “tradicionales” como tal, con máquinas y pesas, pero muchos de ellos se han reinventado o han aparecido otros nuevos que cuentan con diferentes zonas de actividad física, siendo la de máquinas y pesas una sala más del centro o gimnasio. Asimismo, aparecen nuevas formas de entrenamiento, y otros métodos que ya existían se transforman. Pero además, ya no es solo que hayan cambiado en estos aspectos, sino también en lo que a estética se refiere. Es decir, cuentan con diseños más atractivos, luces más cálidas, decoración más llamativa, máquinas más modernas, etc.

Realizar actividad física no está reñida con el entretenimiento o la diversión, es decir, entrenar no tiene por qué ser una “odisea”, simplemente debemos elegir aquello que nos haga divertirnos mientras lo practicamos. Decirlo, en cuanto a teoría se refiere, suena fácil sí, luego la práctica es otra cosa, pero nada más lejos de la realidad, como se suele decir “es peor pensarlo que hacerlo”.

Hoy en día hay tantas y tantas actividades que poder realizar que a veces podemos perdernos a la hora de elegir; spinning, aerobic, HIIT, yoga, pilates, zumba, bodycombat, crossfit, diferentes artes marciales, TRX… incluso natación en grandes centros. No es cuestión de darle vueltas y vueltas, simplemente es ver qué es lo que encaja con nosotros, eso hará que elijamos una actividad que también nos divertirá y entretendrá. Desde aquí no podríamos decir cuál es la mejor elección para ti, pero sí a que te animes a descubrirlo.

Nos vienen a la cabeza palabras como sentadillas, cinta de correr, press de banca, flexiones, dominadas, abdominales… Ufff qué agotamiento solo de pensarlo. Comenzar puederesultar agotador en todos los sentidos, al menos en los primeros días. Si es nuestra primera vez, es importante saber qué es lo que andamos buscando: ganar músculo, perder peso, vernos mejor, mejorar nuestro rendimiento, tonificar, definir… sean cuales sean nuestros objetivos también es necesario que observemos nuestro cuerpo y mente. El asesoramiento de un profesional nos ayudará para guiarnos por la mejor elección, elaborándonos incluso nuestro plan de entrenamiento personalizado y adaptado a nosotros.

Menos es más.- Si optamos por rutinas tradicionales de musculación, nuestros primeros entrenamientos seguramente nos generarán muchas dudas: cómo hacer bien el ejercicio, cómo utilizar ciertas máquinas, cuánto peso debo levantar, cuántas series tengo que hacer. Los errores que comúnmente se suelen cometer al principio suelen pasar desapercibidos, ya que intentamos hacer el ejercicio fijándonos en alguien que lleve entrenando más tiempo, o intentamos “dar más de lo que podemos”. Es un error muy común hacer el ejercicio “deprisa y descontrolado”, y a su vez, con más peso del que verdaderamente podemos levantar. Otro error muy común es una postura incorrecta a la hora de hacer el ejercicio, por lo que no trabajaremos bien los músculos asociados de ese ejercicio, generando inestabilidad, balanceos, sobreesfuerzo… e incluso podemos llegar a lesionarnos. En este caso podríamos decir aquello de “menos es más”, refiriéndonos a que hay que empezar poco a poco, los resultados llegarán, no debemos obsesionarnos con que todo nos salga bien el primer día pensando que al día siguiente estaremos “como un toro”. Probablemente, ese segundo día nos dolerá todo el cuerpo a causa de las agujetas.

Pero, más allá de las máquinas de musculación y pesas, encontramos multitud de actividades para todo tipo de públicos y edades. Por ejemplo, clases colectivas dirigidas como zumba, spinning o bodycombat animadas por un monitor que a la vez de divertidas nos harán sudar, sudar y sudar. Clases más tranquilas como las de yoga o pilates para despejar cuerpo y mente. Actividades físicas como el TRX, basado en la realización de ejercicios en suspensión con nuestro propio peso corporal o ejercicios de alta intensidad como el Crossfit que cada vez cuenta con más seguidores.

El Crossfit, y aquí haremos un paréntesis que a su vez nos servirá también como ejemplo para comprobar que la tendencia en cuanto a ir al gimnasio a hacer “pesas” ha cambiado, es una de las actividades deportivas “novedosas” desde hace algunos años que han conseguido muchos adeptos por todo el mundo. Crossfit, además de ser una marca registrada, es un método de entrenamiento que se basa en ejercicios variados y movimientos funcionales que se ejecutan a alta intensidad. Si bien es cierto, hay otros métodos de entrenamiento que son tendencia en los últimos años, pero en este caso haremos una comparativa entre el Gimnasio Tradicional y el Crossfit, aunque lo correcto sería decir ejercicios tradicionales de musculación y ejercicios funcionales de alta intensidad, siendo los centros donde se realiza el Crossfit más conocidos como “Box”.

En estos “Box” no existen los espejos, no se usa el móvil mientras se ejecutan los entrenamientos, no hay televisión y el suelo y las paredes están hechas para utilizarlas como parte del entrenamiento. En un gimnasio tradicional, los ejercicios suelen ser en su mayoría hechos en máquinas o con mancuernas, barras y discos, donde cada músculo se ejercita de una manera más individualizada, y en donde además, cada persona realiza su propia rutina de entrenamiento. Los ejercicios funcionales de alta intensidad como el caso del Crossfit, son entrenamientos donde se combinan disciplinas como la halterofilia, gimnasia, calistenia, ejercicios cardiovasculares, etc., que se desarrollan de forma colectiva entre un grupo de personas y son denominados como WOD, que significa “Workout of the Day” (trabajo de cada día), que cada día son distintos y con una duración de entre 5 o 6 minutos hasta 30 o 40 minutos.

El objetivo del Crossfit es conseguir resultados mucho antes que con ejercicios tradicionales, donde además los entrenamientos son más duros y más rápidos pues se combina resistencia, potencia, agilidad, elasticidad, fuerza, etc., ejercitando todas las partes de nuestro cuerpo.

¿Por qué vamos realmente al gimnasio?.- En los últimos tiempos son muchos los gimnasios que se han adaptado a las nuevas demandas del mercado, la actividad física está sin duda en auge, tanto entre jóvenes como en personas de mediana y mayor edad, ya que tenemos más donde elegir, mejor disponibilidad y horario más flexible… Pero ¿ir al gimnasio se ha convertido en una moda? ¿Vamos por salud? ¿Por estética? ¿Para ligar más? ¿Por lucir un buen físico? ¿Por qué nos gusta? Es muy común desde hace algunos años ver cada vez más jóvenes acudir a los gimnasios o realizar algún tipo de actividad física, por supuesto también gente de mediana edad y también mayores, pero nos centraremos en este sentido en la juventud. La mayoría de los datos de varios de los expertos en la materia, señalan que la gran parte de estos jóvenes realizan algún tipo de actividad física influenciados por las redes sociales, como por ejemplo Instagram, que también podríamos denominar “efecto rebaño”, es decir, personas que tienden a repetir conductas o comportamientos de otras personas. Muchos de estos jóvenes están influenciados por las celebridades que cuentan con millones de seguidores en sus cuentas y que ellos mismos quieren imitar. Por lo cual, el fenómeno de ir al gimnasio o realizar alguna actividad física, sobre todo entre los jóvenes, se debe más a una moda que a cuestiones saludables, aunque esto sería en términos generales.

En conclusión, podríamos decir que, según el rango de edad, se van buscando diferentes objetivos, pero al fin y al cabo, lo importante es hacer deporte, sea cual sea nuestra meta. Para estar más saludable, para estar en forma, para ligar más, para sentirse mejor… no hay respuestas absurdas ni inteligentes, ni correctas o incorrectas, cualquier motivo es único y personal, anímate, haz ejercicio, encuentra un motivo, porque cuando lo hagas, renunciar dejará de ser una opción.

Datos curiosos de la historia

Para todo aquel que no lo sepa, la palabra gimnasio proviene de la palabra griega gymnos, cuyo significado es “desnudez”, y la palabra griega gymnasium significa “lugar donde ir desnudo”, utilizada en la antigua Grecia para denominar estos centros donde se practicaba educación física sin ropa, de la misma manera que los baños y los estudios. La educación física era para los griegos tan importante, o incluso más, que la retórica y la gramática.

Varios siglos después, el profesor alemán Johann Christoph Friedrich GutsMuths fue considerado el “abuelo de la gimnasia”, especialmente por su papel en el desarrollo de la educación física al introducir el ejercicio físico sistemático en el plan de estudios de la escuela. Del “abuelo de la gimnasia” seguimos con el considerado como “padre de la gimnasia”, el pedagogo alemán Friedrich Ludwig Jahn, que buscó exaltar mediante la gimnasia el amor por la patria. Esto dio lugar a un movimiento político del siglo XIX para la unificación alemana. El origen de las máquinas de gimnasio se le atribuye al médico y ortopedista sueco Gustav Zander a finales del siglo XIX con la creación de 100 máquinas.

Virginia Soberano, de Vs Experience Boadilla

“El futuro pasa por gimnasios más pequeños y personalizados”

Los tiempos van cambiando y los gustos a la hora de hacer deporte también. Ya no buscamos tanto el realizarlo por cuidar la línea sino más bien por cuidar nuestra salud. Pero además de eso buscamos calidad y profesionalidad. Virginia Sobejano García es la responsable de un gimnasio en la localidad de Boadilla y nos cuenta cómo ve ella todo lo que rodea a los gimnasios y los gustos de sus clientes a la hora de practicar deporte.

Pregunta.- ¿Cómo ves los gimnasios actualmente, cómo se han transformado?

Respuesta.- Ahora mismo la tendencia es a algo más pequeño aunque siguen existiendo los macro gimnasios, esos van enfocados a un público más joven, son más impersonales. La gente un poco más mayor entre 40 y 60 años quiere algo más personalizado, que les corrijas para evitar lesiones, esa es la tendencia actual. Buscan un entrenamiento de calidad aunque les cueste un poco más caro pero valoran ese servicio que les damos.

P.- ¿Cómo ha evolucionado el tipo de ejercicio que se hace ahora?

R.- Hay como tres corrientes: el entrenamiento con el peso del cuerpo que es un ejercicio funcional, una tendencia que se está dando muchísimo. Luego está el ejercicio más controlado y suave como el aeroyoga, body balance, pilates y meditación. Y la tercera corriente es la Hit, que es ejercicio en intervalos de alta intensidad en muy poco tiempo. Son clases de media hora con mucha intensidad. Esa corriente ahora mismo está muy en auge.

P.- ¿Crees que actualmente hay una cultura de cuidarse más?

R.- Muchísima más, y además también a través de los médicos, ya que están prescribiendo ejercicio. Viene gente que dice “es que me ha mandado el médico que haga ejercicio”. Ya no sólo se busca la parte estética sino que hacen ejercicio por salud.

P.- El boxeo es un deporte que está cogiendo notoriedad. Tú además lo tienes enfocado a niños. ¿Qué beneficios les aporta?

R.- Tengo 15 niños en boxeo los martes y los jueves. El boxeo además de ser un deporte en el que se coordina todo el cuerpo, te hace pensar y tomar decisiones de manera rápida, te desfogas, y tiene muchos beneficios a nivel cardiovascular. El ponerse los guantes y que vean el saco de boxeo es una motivación para hacer deporte y que dejen por un rato el sedentarismo que les da una tablet, por ejemplo.

P.- ¿Cuál es el futuro de los gimnasios?

R.- Creo que van a tender a ser más pequeñitos y con atención personalizada, eso es lo que está en auge, por lo menos a mí me está yendo cada vez mejor.

Texto: Juan Diego García-Abadillo
Fotos: Pixabay