Consejos para elegir una actividad fuera del horario escolar

Juan Luis Yagüe, Director general de
Eurocolegios Casvi

Cuando comienza el curso escolar, los padres empezamos a pensar en las actividades extraescolares en las que inscribiremos a nuestros hijos. ¿Fútbol o inglés? ¿Baloncesto o robótica? ¿Guitarra o ajedrez? Llega el mes de octubre y en muchos casos todavía no nos hemos decidido. Todas las actividades tienen sus ventajas para los niños, sólo hay que pensar cuál es la más adecuada para cada edad y para la personalidad de cada individuo; porque las extraescolares en general tienen numerosos beneficios.

– Les ayudan a mejorar sus habilidades comunicativas y a socializar, sobre todo a aquellos que son más introvertidos.
– También estimulan el pensamiento lógico, la imaginación y la creatividad.
– Aquellas en las que realizan actividad física contribuyen a prevenir la obesidad, liberar energíay a reforzar la autoestima de los niños.
– Les hace más responsables y les enseña a saber gestionarse el tiempo. Será una rutina que deberán cumplir y adaptar a su tiempo de estudio y ocio.
– Fomentan el trabajo en equipo.

Todas son adecuadas para el progreso y crecimiento de los niños, sólo hay que saber qué actividad puede ser más estimulante y divertida para ellos, ya que formará parte de su desarrollo personal e intelectual.

Desde mi punto de vista, apuntar a nuestros hijos a extraescolares es muy positivo por todas esas cosas que les aporta, pero la decisión debe ser meditada por nosotros, pensando en lo que les puede ayudar, y consensuada con el niño, porque también debe motivarle realizar la actividad. Si no vancon ganas a realizarla estarán perdiendo el tiempo en vez de invertirlo en aprender, mejorar y divertirse.

Otro de los errores que se suele cometer a la hora de elegir una extraescolar para nuestros hijos cuando acaban las clases es sobrecargarles con demasiadas a la semana, porque también necesitan tiempo para realizar las tareas del colegio y jugar con los amigos. Hay que encontrar el equilibrio, ya que tampoco es adecuado que fuera del horario escolar sólo tengan tiempo para dedicarlo a extraescolares.

Actividades y beneficios
– Actividades deportivas. Junto a las habituales como fútbol, tenis, natación o baloncesto, podemos encontrar otras como judo, waterpolo ogimnasia rítmica. Pero también hay actividades físicas de iniciación para los más pequeños como “mini-sports”. La práctica deportiva ayuda a que los alumnos desarrollen habilidades físicas y de coordinación y fomenta el autocontrol de la conducta al tener que ceñirse a las directrices del profesor. En ellas trabajan saltos, desplazamientos, fuerza, resistencia, velocidad… También aprenden lo que significan valores como respeto, esfuerzo, compañerismo, cooperación y superación.

– Artes Plásticas, Escénicas y Música. Con actividades como guitarra, teatro, piano o pintura, los niños podrán aprender a expresar lo que sienten, a transmitir sus emociones y a comunicar de manera correcta sobre historias o acciones que les rodean. Con ellas además trabajan la creatividad, el sentido estético, la motricidad, el ritmo, el trazo, la voz…

– Baile. Si a los niños les gusta bailar, tienen muchos ritmos para elegir cómo liberar energía: flamenco, ballet, Funky… Son actividades que les ayudan a socializar y hacer ejercicio, además de a expresarse, mejorar su coordinación, su atención y autocontrol, así como a saber dominar el espacio.

– Idiomas. Mediante el juego es más divertido aprender un idioma e incluso perfeccionarlo, por eso es una buena idea apuntar al niño a Inglés, Alemán o cualquier otro idioma. Mediante canciones y talleres los niños mejorarán sus dotes comunicativas y su confianza a la hora de hablar en otro idioma.

– Actividades de lógica. Si pensamos en extraescolares que mejoren la atención y concentración de los niños y que a su vez contribuyan al desarrollo del pensamiento lógico y fomenten la creatividad, podemos decantarnos por ajedrez o robótica. Esta segunda actividad además les ayuda a trabajar de una manera divertida las áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

En definitiva, no hay ninguna actividad extraescolar que sea mejor que otra, simplemente hay que encontrar la más adecuada y entretenida para cada niño.