Por fin los tradicionales bocadillos de calamares de El Brillante de Atocha llegan a Boadilla. Los vecinos de la localidad de Boadilla y de los alrededores no tendrán que bajar al centro de Madrid para degustar el delicioso bocadillo de calamares de El Brillante, ya que mañana martes abre las puertas de su nuevo restaurante en la avenida Infante Don Luis número 11.

Nos cuentan Alfredo Rodríguez Reyero y Alejandro Molina Torrejón , propietarios de El Brillante de Boadilla, que este nuevo local “va a ser El Brillante de Atocha pero mucho más moderno, del siglo XXI. Tendremos la misma carta que en Atocha pero más amplia: habrá bocadillos de calamares, muchas tapas, platos combinados, platos del día, guisos especiales y comida por encargo”. No nos podemos olvidar de sus deliciosos desayunos de chocolate con churros y porras, otra de las señas de identidad de la casa, ya que el local cuenta con una zona especial para elaborar este típico desayuno y poder llevártelo a casa, si quieres.

Como no podía ser de otra manera, uno de los platos preferidos de Alfredo son los calamares, un producto del que cuida su calidad para ofrecer lo mejor a sus clientes, “no es un calamar normal, es un calamar que viene del Pacífico, la vaina tiene que pesar entre 300 y 500 gramos, viene virgen y no se le trata con ningún producto químico. Tal y como vienen se cortan y se fríen, eso hace que huela tan bien como huele y que sepa tan bien como sabe. En El Brillante damos una calidad sin aditivos, sin adulterar y sin cambiarle nada”, nos explica Alfredo Rodríguez Reyero.

La atención al comensal y el producto de primera se suma a la gran experiencia y profesionalidad con la cuenta la casa y que a partir de mañana podremos comprobar de primera mano los vecinos de Boadilla y alrededores.