Es importante adaptar la herramienta al tipo de pelo

Ana Moreno,
Maquilladora profesional

De un tiempo a esta parte, hemos podido apreciar cómo desde casa podemos conseguir un acabado profesional de peluquería nosotras mismas y sin demasiado esfuerzo. El secreto: un poco de maña, unos tutoriales de internet y lo más importante, unas herramientas adecuadas.

Es importante conocer que hay productos y utensilios que facilitarán tu trabajo, olvidándonos del complicado y típico brushing (peinarnos a base de secador y cepillo) que conocemos desde hace años, que tanto tiempo y sufrimiento a nuestro cabello provoca. Es importante que, además de utilizar un champú adecuado para nuestro tipo de cabello, utilicemos mascarilla tras cada lavado, especialmente si nuestro cabello se ha visto expuesto a cualquier tratamiento químico: tintes, moldeadores…

Si vamos a exponer el cabello a alta temperatura, como las planchas, es importante que utilicemos un protector de calor para el mismo. Existen distintas texturas, líquidos, en gel, y se aplican en cabello húmedo o seco, según indique el fabricante. Este producto mantendrá el cabello más sano, y sellará las puntas, facilitando la labor del peinado.

Si no eres muy diestra con el secador y el cepillo, lo más aconsejable es que utilices unas planchas, y es importante que valores los distintos tipos de tamaños y materiales que existen según tu tipo de cabello y el acabado que deseas.

Las planchas de tamaño fino son perfectas para alisar cabellos cortos o muy cortos (ideales para peinados masculinos) o bien para conseguir un acabado rizado, independientemente del largo de tu cabello. Al enrollar el mechón en la plancha y deslizar hacia abajo, hazlo a mayor velocidad para una onda más abierta, o de manera más lenta si quieres un rizo más cerrado. No olvides peinar posteriormente el cabello con tus dedos para abrir el rizo y conseguir un acabado más fresco y natural.

La plancha de tamaño medio es la más versátil. Perfecta para alisar cualquier largo de cabello y para rizar con una onda tipo surfera cabellos medios o largos. Las planchas de tamaño ancho están pensadas para alisar cabello medio, y largo. Ideales para conseguir un eficaz acabado en pelo rizado, con mucha densidad, o de una forma muy rápida. En cuanto a temperatura, hasta hace algunos años las planchas alcanzaban una temperatura fija. Sin embargo, los fabricantes han incorporado los reguladores de temperatura, de tal forma que si tu cabello es fino o quebradizo puedes aplicar menos cantidad de calor para no dañarlo. Incluso, las marcas más innovadoras tienen regulador automático de temperatura, capaz de detectar cuál es la temperatura ideal para cada cabello.

El material más común en la fabricación de las placas de las planchas es la cerámica. No es muy costoso económicamente, produce iones negativos, que ayuda a evitar el encrespamiento y alcanza altas temperaturas de manera rápida y uniforme. Eventualmente, la cerámica puede llevar un revestimiento de turmalina, que ayuda a evitar el encrespamiento sin necesidad de alcanzar temperaturas tan altas, por lo que es perfecto para cabellos más frágiles.

Para asegurarte una mayor eficacia y mayor duración en tu peinado, elije unas planchas con placas de titanio. Su potencia te garantiza un acabado perfecto sin dañar tu cabello. Mucho más ligeras que las anteriores, aunque a su vez, más costosas económicamente.

Si eres de las que van siempre con prisas existen las planchas para utilizar en cabello húmedo, eliminando la humedad a modo de vapor y fijando el peinado sin necesidad de utilizar antes un secador de pelo.