Para Nubia Acosta, su trabajo es su pasión, las novias las protagonistas y la confección de su vestido para ese día tan especial, su prioridad. Profesionalidad y experiencia en el diseño en trajes de novias, madrinas e invitadas, hacen que la labor que realiza Nubia Acosta en su atelier sea pura magia. Un atelier en el que conocer bien a la novia y dar rienda suelta al diseño del vestido para cumplir su sueño, es el objetivo de esta gran diseñadora.

Entrevista con Nubia Acosta, diseñadora

Pregunta.- ¿Cómo empezaste en el mundo del diseño de moda?
Respuesta.- Desde niña creí en el mundo del diseño, ya que tenía especial interés por comprobar las fases que tiene la creación de una determinada prenda, y más concretamente los vestidos de novias.

Al cabo de los años me fui profesionalizando en este mundo, ya que como he comentado, me fascina el mundo de los trajes de novia. Estudié diseño de moda, patronaje y confección. Tengo un feeling especial con las novias, implicándome en la historia de cada una de las ellas. Me apasiona estar ahí en ese momento mágico.

P.- ¿Qué es lo que más te gusta de todo el proceso?
R.- Ahí tengo un problema, porque soy muy perfeccionista. No delego porque me implico en su mundo nada más conocerla.

Me gusta el diseño, el patronaje, la confección, los acabados, los detalles, hasta el más mínimo detalle que pueda significar la belleza total en su día.

P.- Cuando vienen las futuras novias a buscar su vestido para ese día tan especial ¿de qué manera la guías?
R.- Una vez que nos conocemos personalmente, les pregunto sobre el entorno de la boda, (época del año, ceremonia religiosa o civil, etc.) y qué le gustaría destacar en su día.

Cuando ellas me dicen lo que han pensado y solicitan mi opinión profesional, les comento verbalmente las ideas que me hayan surgido durante la conversación. Comienzo a exponer esas ideas haciéndoles varias propuestas, basándome en su estilo y figura.

P.-¿Qué tipo de materiales utilizas? ¿Los escoges tú, vas a ferias de textil, viajas?
R.- En cuanto a los materiales con los que trabajo destaca el crepe que ha sido siempre el tejido preferido por la mayoría de los diseñadores. También utilizo gasas, sedas, jacquard, organza, tules, encajes… Trabajo con diferentes casas de tejidos; francesas, italianas y españolas. Suelo asistir a las ferias del sector. Una de las últimas que asistí fue a “UNICA” en Milán, que es la feria de tejidos de las nuevas colecciones, y en la cual adquirí telas para hacer nuevas propuestas a las novias.

P.- Este mes de octubre se celebra en Ifema “Las mil y una bodas”. Vas a estar allí en un stand, ¿qué van a poder ver las novias que se acerquen?
R.- Para “Las mil y una bodas”, estoy preparando dos propuestas. Una para novias románticas y otra para novias que apuestan por algo distinto a lo habitual. Quiero con estas propuestas, dar ese toque personalizado a cada novia.

P.- ¿Cuál es tu sello de distinción?
R.- Como diseñadora mi sello de distinción es la elegancia y la creatividad. Algo que es importante recalcar es que los vestidos son personalizados y elaborados al cien por cien de forma artesanal en nuestro Atelier. El proceso y seguimiento es totalmente personalizado. Doy a las novias el tiempo suficiente para elegir su vestido ideal.
Lo que busco es que a la novia le gusten mis propuestas. No me interesa venderle un vestido me interesa venderle un sueño, su sueño, su vestido.

P.- ¿Qué consejo le darías a una novia?
R.- Hay varios consejos para mí que son muy importantes. En primer lugar, una novia debe buscar su vestido sola; como mucho con un familiar de confianza y que respete sus sueños y sus criterios en cuanto al vestido.

No es aconsejable elegir su vestido con muchas personas, aunque sean afines a sus criterios, porque los criterios en estos casos tan especiales, suelen ser muy distintos.
Lo ideal es que venga con otras personas cuando su vestido ya está en proceso y se pueda probar. En este caso sí que la opinión de otras personas puede ser importante, ya que pueden aparecen matices puntuales que no haya observado la propia novia.

Otro consejo es que no pretenda ser la de la foto, la de la imagen, la del vestido de moda porque tú no eres la de la foto. “Tú eres Tú”.

Ya que vas a un atelier el vestido debe ser personalizado, que lleve tu esencia, que seas tú, eso es muy importante.

Importante también es la conexión que debe tener con el diseñador, que tengas la suficiente confianza de decirle lo que te gusta, lo que no te gusta. Para mí la conexión es lo más importante.

Texto: Ayer&hoy Foto: Mauricio Acosta